viernes, 6 de julio de 2012

Estados desaparecidos: Imperio Romano de Occidente


Hace unos días hable sobre el Imperio Bizantino, y hoy voy a hablar de su malogrado colega del oeste, el Imperio Romano de Occidente.

La historia de este estado abarca 81 años, y fueron 81 años de caída cuesta abajo y sin frenos.

No solo por problemas externos que le hicieron la vida imposible, como los ataques barbaros y las maquinaciones del Imperio Oriental, sino también por problemas internos que se reduce al gobierno de unos emperadores absolutamente incapaces.

El Imperio Romano de Occidente nació como tal en el 395 cuando el emperador Teodosio dividió el Imperio entre sus dos hijos. Honorio, el hijo menor recibió la parte occidental.
Incluía las provincias romanas de Hispania, Galia, Italia, Britania y África. Iliria se encontraba en litigio con el Imperio Oriental.

Aunque era la parte más extensa de los dos, estaba mucho menos poblada, ya que para el año 400 contaría únicamente con unos 22 millones de habitantes, frente a los 34 millones del oriental. Además era mucho menos urbano y mucho más pobre. En resumen era con diferencia la parte más débil de las dos.



Aunque teóricamente la capital era Roma, rara vez el emperador estaba allí , y la capital de hecho era donde residía el emperador. En el momento de la división el emperador residía en Mediolanum, la actual Milán.

Para poder ver mejor la historia de esta nación la dividiré en tres partes

395-423 Reinado del Emperador Honorio



Honorio fue el heredero de la parte occidental. Llego a emperador con solo 11 años y durante su reinado de 28 se demostró como una nulidad en todos los aspectos.

Su padre ya se debió dar cuenta de la joyita que tenia por hijo y lo dejo bajo la tutela de un general capaz de origen vándalo (en realidad en esa época todo el ejercito era germano), Flavio Estilicon.

La corte se encontraba en Mediolanum, mientras que en Roma solo residía la hermana del emperador, Gala Placidia.

Desde el principio hubo fricciones entre los dos imperios, debido a que los dos reclamaban para sí la región de Iliria, pero al principio el Occidental llevaba las de ganar, ya que bajo la fuerte mano de Estilicon, que era un gran general. Además el imperio de Oriente sufría los envites de los visigodos de Alarico, que saquearon Grecia y pusieron sitio a Constantinopla. Si las dos mitades se hubieran unido podrían haber acabado con los visigodos, pero no fue así.

Pero el Imperio de Oriente contaba con dos bazas. Por un lado las murallas de Constantinopla que la hacían prácticamente inexpugnables, y por otro unas reservas financieras mucho mayores por lo que llevaron a cabo por primera vez un táctica que se uso varias veces. Sobornaron a los visigodos y señalaron hacia el imperio occidental. Además nombraron a Alarico gobernador de Iliria, la provincia en disputa con lo que Alarico y Estilicon se volvieron enemigos irreconciliables.

Tras esto Alarico y sus visigodos partieron hacia occidente. En concreto hacia Italia. La corte y el emperador entraron en pánico y decidieron trasladar la capital de Mediolanum a Ravena, una ciudad rodeada de pantanos que era prácticamente inexpugnable.
Pero aun estaba allí Estilicon y en dos batallas consecutivas los venció y expulso de Italia, pero a un alto precio.

En aquella época el Impero estaba cada vez más escaso de soldados y para enfrentarse a los visigodos tuvo que llamar a la mayor parte de los efectivos que guardaban la frontera del Rin. El ultimo día del año 406 el rio estaba helado y las hordas barbarás lo cruzaron en masa. Estas hordas formadas principalmente por suevos, vándalos y alanos entraron como un huracán, atravesaron la Galia y entraron en Hispania.

Por si fuera poco un general se rebeló en Britania y proclamo emperador y marcho hacia el sur. Este general fue derrotado y muerto, pero en su rebelión se llevo prácticamente todos los efectivos de Britania dejando a la isla indefensa. Los pictos te lanzaron desde el norte, y los anglos, jutos y sajones desde el mar por el este. La isla cayó en la barbarie y se perdió para siempre para Roma.

Mientras tanto Estilicon podría haber hecho frente a los barbaros en Hispania, e incluso cabe la posibilidad de rescatar Britania, pero no fue así.

El inútil emperador recelaba de su general, además en su corte de Ravena, era totalmente influenciado por los cortesanos que se oponían a Estilicon, así que en el 408 mando asesinarlo.



Este hecho se puede traducir como un suicidio ya que eliminaron a la única persona que podía hacerse cargo de la situación.

Con Estilicon muerto Alarico volvió a entrar en Italia, sin nadie que se le interpusiera, ya que el ejército romano compuesto en gran medida por godos deserte en masa y se unieron a Alarico. En el año 410 pusieron sitio a la misma Roma.

Roma estaba dispuesta pagar una buena suma a cambio del levantamiento del sitio, cosa que Alarico habría aceptado.  Pero el inútil emperador Honorio no lo acepto. Ellos estaban a salvo en la inexpugnable Ravena y se creían valientes, así que la ciudad fue asaltada y saqueada.



Este fue un golpe enorme para el prestigio romano. Era la primera vez que un ejército extranjero entraba en Roma en 800 años. Pero la destrucción no fue muy grande. Los visigodos no eran los mismos que habían entrado hace 80 años a través del Danubio. Habían llegado a apreciar la cultura y a admirar a Roma por lo que más que nada se llevó botín, pero apenas hubo destrucción. Pero había un botín muy especial, Gala Placidia, la hermana del emperador, que se caso (se supone por amor), con el hermano de Alarico, Ataulfo. Tras esto los visigodos saquearon Italia, primero hacia el sur y de vuelta al norte, hasta llegar al sur de la Galia, y allí se establecieron en la ciudad de Tolosa (Toulouse).

Este fue el primer reino como tal que fundaron los barbaros en territorio romano, y aunque técnicamente reconocían al emperador, en la práctica eran independientes. Pero para el pueblo fue una mejoría. Los visigodos ya no eran tan barbaros como cuando entraron al imperio, ofrecieron paz y estabilidad y sus gobiernos eran en gran medida más eficientes que el romano. Los únicos que sufrieron eran los grandes terratenientes romanos que perdieron gran parte de sus tierras.

El imperio ya que no podía luchar contra ellos los convirtió en aliados, para que destruyeran a los barbaros que ocupaban Hispania. Lo hicieron realmente bien. Los alanos desaparecieron, los  suevos quedaron encerrados en Galicia y los vándalos en el sur de Andalucía. No fue limpiada por completo porque los romanos les pidieron que salieran de Hispania por miedo a demasiado éxito.

El resto del gobierno de Honorio siguió siendo una ineptitud. Gala volvió a Ravena tras la muerte de Ataulfo, se caso con uno de los pocos generales romanos nativos que quedaban, pero tras unos años huyo con sus hijos a Constantinopla tras un intento de violación de Honorio. No volvió hasta la muerte de este en el 423 y el ascenso de su propio hijo Valentiniano III al trono.



Los 28 años de gobierno de Honorio fueron un autentico fracaso. Uno de los gobernantes mas deleznables de la historia.

423-455 Reinado de Valentiniano III



Si Honorio fue una nulidad Valentiniano III no se le quedo corto. Llego al trono con solo seis años y estuvo toda subida dominado por otros, ya fuera su madre, Gala Placidia, o por generales o cortesanos.

Al inicio de su gobierno el imperio había perdido Britania y el sur de la Galia, pero resistía. Al principio de su reinado su madre fue regente y ejerció el poder pero en el 433 fue apartada por el mejor general del imperio Flavio Aecio.

Flavio Aecio, era de origen germano y durante un tiempo vivió entre los godos y entre los hunos. Se le conoce como “el ultimo romano” ya que fue el ultimo general romano que obtuvo victorias.

Con el emperador tuvo el papel que antaño tuvo Estilicon, pero a diferencia de este era una persona increíblemente intrigante.

Su ascenso como favorito no agradaron a todos. Especialmente a otro general Bonifacio que tenía el control de Africa. Este pidió ayuda a los vándalos que malvivían en el sur de Hispania. En esa época los mandaba un hábil jefe llamado Genserico. 80.000 vándalos pasaron a África y por supuesto se hicieron con el gobierno de ella. Bonifacio huyo y los vándalos establecieron su capital en la gran ciudad de Cartago.

La toma de África fue un gran golpe para Roma. Por un lado perdió su principal reserva de grano. Por otro Genserico creó una gran flota con la que conquisto todas las islas del Mediterráneo occidental y se convirtió en el azote de los romanos. Tanto fue que para acabar con el se aliaron los dos imperios, pero fue un fracaso.

Aun asi las cosas podrían haber ido mejor. Los godos y vándalos no eran tan barbaros como pudiera parecer, se estaban romanizando, y ambos en teoría reconocían la supremacía del emperador. Con el tiempo se podría haber creado una sociedad romano- germana (el mayor problema era la religión, los barbaros eran cristianos arrianos y los romanos católicos). Pero para que esto ocurriera las cosas debían quedarse como estaban pero no fue así.


Las grandes llanuras de la actual Rusia y Ucrania las dominaba un pueblo llamado Huno. Los hunos llegaron desde Asia Central y su llegado fue lo que empujo a los germanos a lanzarse al imperio. En el 434 llego al poder un rey llamado Atila y enseguida se lanzo hacia el oeste.

Primero ataco el Imperio Oriental. Le paso lo mismo que a Alarico, las murallas de Constantinopla era inexpugnable. Y Oriente siguió la misma táctica. Pago una gran suma a Atila y le señalo el camino a Occidente. Este era más pobre y se estaba derrumbando, pero era una presa mucho más fácil. Atila acepto.

Entro por la Galia y en el 451 estaba en la actual Orleans. Llevaba con él a muchos guerreros ostrogodos. Los romanos nunca habían visto tal devastación. Se unieron los romanos y los visigodos para detener a Atila. Aecio seria quien los comandaría y se encontraron en una región llamada los Campos Catalauinicos, y así se denomina la batalla. Se enfrentaron unos 150.000 soldados y los romanos salieron victoriosos. Pero no fue una victoria completa.



Aecio, siempre intrigante, tenía miedo de que los visigodos adquirieran mucho poder. Su rey murió durante la batalla, y recomendó a su heredero que partiera raudo hacia Tolosa para asegurar su trono. Esto evito que los visigodos aumentaran su poder, ya que tras esto iniciaron una guerra civil, pero también evito que Atila fuera totalmente derrotado, pudo huir para volver en el futuro. Y este futuro fue al año siguiente.

En el 452 volvió y esta vez ataco directamente a Italia arrasando todo a su paso. Y esta vez no había ejército que lo detuviera. Se dirigía directamente hacia Roma. Pero entonces paso algo curioso. A poca distancia de Roma, Atila se encontró con el Papa Leon I. No se sabe exactamente que hablaron, se dice que Atila, que era muy supersticioso, quedo impresionado por el Papa, ya que acudió con toda la pompa posible. También puede ser que el Papa acompañara las negociaciones con gran cantidad de oro para Atila. La cuestión es que este se retiro sin atacar Roma. Al año siguiente Atila, murió tras una fiesta de su boda con una nueva esposa.

leon-i


El imperio sobrevivió pero estaba al borde del abismo.  Los visigodos tras su guerra civil, eran más poderosos que nunca y se estaban extendiendo por Hispania, los vándalos atacaban por todas las costas del Mediterráneo occidental y los burgundios se habían instalado en el valle del Ródano.

Aun así tras la muerte de Atila, el emperador Valentiniano, considero que ya no necesitaba a Aecio, además desconfiaba de él, cosa en parte razonable. En el 454, le tendió una trampa y lo asesino. Esto fue significo su propia muerte ya que al año siguiente Valentiniano fue asesinado por las tropas leales a Aecio.

455-476 El final del Imperio



Tras la muerte del emperador Valentiniano, llegaron una serie de emperadores de poca duración y poco poder.

En el 455 los vándalos llegaron con su flota a Italia y saquearon Roma. Se llevaron todo lo que era de valor, pero no hubo destrucción inútil. La ciudad quedo intacta.

En esta época destaco Flavio Ricimero. Era el poder en la sombra y ponía y quitaba emperadores a su antojo. Aun así era un soldado capaz que detuvo invasiones de Italia de alanos y visigodos. Aunque finalmente murió en el 472.

En estos momentos el imperio de occidente había quedado reducido únicamente a Italia. Y eso solo gracias a los ejércitos barbaros de federados.

En esta situación, el emperador de oriente intento colocar a un emperador propio Julio Nepote. Gobernó un tiempo, pero en el 475, fue depuesto por Flavio Orestes. Este coloco a su propio hijo Romulo Agusto como Emperador.

Mientras tanto los barbaros que servían al imperio estaban cada vez más descontentos. Veían a sus hermanos visigodos, burgundios y vándalos con reinos propios, y ellos exigieron tierras propias en Italia. Ante la negativa, Odoacro, líder de los hérulos, asesino a Orestes y el 4 de septiembre del 476 depuso a Romulo, siendo este el último emperador de Occidente. Por lo que esta fecha se considera la caída del imperio romano.

Aunque nadie considero que el imperio hubiera caído. Seguía en pie y era fuerte, y su capital era Constantinopla. Pero el imperio occidental sí que cayó y desapareció para siempre.

Algunas partes del imperio siguieron siendo gobernadas por romanos nativos un tiempo. En Dalmacia, el depuesto Julio Nepote gobernó hasta el 480. El norte de la Galia fue gobernado por un romano, Siagrio. Tras la caída de Roma se le denomino el Reino de Siagrio, y se mantuvo hasta su destrucción por los francos en el 486. Tras esto todo el territorio del Imperio Romano de Occidente estaba en poder de los reinos germánicos.



Cuando resurgió un imperio más de 300 años después, fue de un carácter muy diferente. Pero eso es otra historia.

Si queréis saber mas sobre este Imperio no dudéis en preguntarlo.

Un saludo


Si quieres saber mas sobre otros estados desaparecidos podéis ir a la lista

Lista de estados desaparecidos

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...