sábado, 30 de junio de 2012

Estados desaparecidos: Imperio Bizantino (parte I)


Vuelvo a uno de los temas míticos de mi antiguo blog que es hablar de países desaparecidos, con esto me refiero a naciones que existieron en el pasado y por cosas de la vida ya no existe.

Esta nueva temporada la voy a iniciar con el Imperio Bizantino

El Imperio Bizantino fue el más importante imperio de la cristiandad en la Edad Media y una parte muy importante en el desarrollo de la civilización occidental, pero por causas de la historia su papel siempre ha sido denostado y minimizado.

Este imperio fue el heredero del Imperio Romano y el nombre de Bizantino se le dio en Occidente ya que ellos hasta el final de sus días se consideraron el Imperio Romano y a su pueblo el romano, paro si ya que pocas veces en su historia Roma estuvo bajo su control, y su lengua y cultura era principalmente la griega, en occidente se le denomino primero el Imperio Griego y posteriormente el Bizantino, por el antiguo nombre de su capital Constantinopla.

A diferencia de otros países desaparecidos, la historia de este imperio se extiende por más de 1000 años por lo que la voy a dividir en etapas

330-395 Constantinopla



Durante el siglo III, Roma vivió la mayor crisis de su historia hasta entonces, 50 años de guerras civiles y anarquía militar hasta la llegada del emperador Diocleciano que logro poner orden. Pero las cosas habían cambiado, el imperio era mucho más débil. Aunque este retroceso fue generalizado, fue mayor en la parte occidental, mientras que la parte oriental era mucho más rica y poblada, y a su vez mucho más expuesta a los ataques exteriores de godos y persas.

Por estas razones el poder del imperio se fue trasladando hacia oriente y Diocleciano estableció su capital en Nicomedia, en Asia menos. Igualmente para hacer más fácil la administración dividió el imperio en dos mitades con un Emperador en cada arte para hacer más sencilla la administración. Cada emperador tendría un Cesar como principal ayudante y heredero. Era la tetrarquía. En teoría habría funcionado bien pero tras el retiro de Diocleciano los Augustos y Cesares se enzarzaron entre si, llegando en algún momento a haber hasta siete.

Pero finalmente en el año 325 el imperio estaba bajo la firme mano del emperador Constantino. Fue el primer emperador que apoyó resueltamente al cristianismo aunque el mismo no se bautizo hasta su lecho de muerte.

Igualmente considero que su renacido imperio necesitaba una nueva capital. Se fijo en la antigua ciudad de Bizancio, situada en una pequeña península que sería fácilmente defendible y sobre ella empezó a construirla y en el 330 se inauguro Constantinopla. Sería tanto la capital de oriente como de todo el imperio por lo que redujo a Roma a segundo plano.

Desde el principio se construyo como una ciudad impresionante con palacios, iglesias y un hipódromo para 60.000 espectadores. Para crear una capital a la altura de sus expectativas saqueo maravillas y obras de arte de todas las ciudades del imperio, ya que este había decaído mucho en el arte.



Constantinopla fue adquiriendo cada vez más poder y cuando el imperio estaba bajo un único emperador era su capital. En el 395 cuando la muerte de Teodosio el Grande, Constantinopla contaba con unos 500.000 y era la ciudad más grande del imperio.

Costantinopla fue muy importante en el Imperio Bizantino, porque además de ser su capital, fue su corazón su núcleo y su principal sustento.

395-476 Imperio Romano de Oriente


Teodosio el Grande fue importante por dos razones, hizo del cristianismo la religión oficial del imperio, y fue el último emperador que goberno de forma única el este.

A su muerte dividió el imperio entre sus dos débiles, inútiles e ineptos hijos, Arcadio y Honorio. A pesar de que el Imperio seguía siendo teóricamente indivisible, ambas partes se mostraron hostiles entre ellas, esto provoco que cuando los bárbaros invadieron el imperio, no se ayudaron y occidente mucho más débil fue desmembrado y se derrumbo.

Costantinopla construyo para esa época sus celebres murallas, las cuales la salvaron en múltiples ocasiones. 

Durante esta época el Imperio oriental sufrió dos importantes invasiones. La primera al principio del 400 los visigodos conducidos por Alarico y en el 447 Atila con sus Hunos. En ambos casos llegaron hasta las murallas de Constantinopla y en ambos casos solo pudieron sentarse en sus puertas y saquear Grecia y los Balcanes.

Pero aquí oriente actuó con pocas miras, solo pensando a corto plazo. Viendo los problemas de los bárbaros para tomar su capital siguieron la estrategia de sobornar a los bárbaros y señalar a otra dirección, en este caso hacia occidente, ayudando mucho al colapso de la mitad Occidental del imperio.

Durante este tiempo el Imperio Oriental se mantuvo en paz interna, hasta prospero en sus provincias asiáticas y africanas.

Al final hubo algún intento para ayudar al cuasicadaver del imperio occidental, en concreto a recuperar Cartago de los Vándalos en el 468, pero fue un fracaso y se le abandono a su suerte.

En el 476 el último emperador de Occidente fue depuesto y se considera esta fecha como la caída del Imperio Romano y el inicio de la edad media. Pero en realidad el Imperio Romano, no cayo, aun existía y continuaba siendo la mayor potencia del Mediterráneo y su capital era Constantinopla. Ni los germanos que invadieron la mitad occidental, ni los habitantes de esta consideraron en ese momento que el imperio hubiera caído.

Pero a partir de esta época se le puede llamar ya el imperio Bizantino y hasta el final de su existencia los emperadores de este se consideraron los amos de las tierras que fueron romanas en la época de Augusto o Trajano.

476-600 El apogeo



Tras la caída del imperio romano de Occidente no supuso ningún gran problema para los bizantinos pero desde ese momento se iniciaron planes de cara a la recuperación de estas provincias.

Ese momento llego con advenimiento en el 527 del más grande de los emperadores bizantinos, Justiniano.

Justiniano era sobrino del anterior emperador Justino, y había actuado como co-emperador con él. Cuando llego al poder se demostró como un hombre capaz, con una capacidad de trabajo increíble, gran administrador y buen político. Pero también era en algunos aspectos envidioso, mezquino y fanático en cuestión religiosa. Con él, los bizantinos llegaron al pinaculo de su poder.

Pero claro esto no se puede llevar a cabo solo, Justiniano conto con tres personas increíblemente capaces para ayudarle:

  • Teodora: La emperatriz, no solo como su esposa, tenía el titulo de emperatriz a la altura del emperador. Se dice que pudo haber sido prostituta, pero no está demostrado, aunque si que era de clase inferior. Lo que si que está demostrado fue su capacidad como gobernante. Fueron una de las parejas más notables de la historia y cuando ella murió de cáncer a los 47 años el quedo destrozado.
  • Belisario: Considerado uno de los mejores generales de la historia. Gracias a sus capacidades militares, se pudieron llevar a cabo las grandes conquistas de Justiniano. A cambio solo recibió desconfianza y desplantes por parte del emperador. Increíblemente el siempre contesto con una ciega fidelidad hacia su emperador.
  • Narses: Primer ministro de Justiniano y gran general, solo superado por Belisario. Pero a diferencia de este último, contaba con la absoluta confianza del emperador, por una razón, Narses era un eunuco, lo cual le impedía poder acceder al trono.
Con estas tres personas a su lado pudo iniciar sus planes de conquista, pero no inmediatamente, ya que en su reinado Constantinopla sufrió la mayor revuelta de su historia la de Nika. 

Los habitantes de Constantinopla eran seguidores de dos equipos del hipódromo con ideas religiosas y políticas opuestas. Finalmente estallo en disturbios violentos que prácticamente redujeron la ciudad a unas ruinas humeantes. Justiniano estuvo a punto de huir de la ciudad, pero fue convencido por Teodora de que ello sería inaceptable. Narses se logro infiltrar entre los amotinados y reunirlos en el hipódromo. Finalmente Belisario entro con sus tropas y acabo con los ellos. La revuelta causo más de 30.000 muertos.

Pero con  la ciudad en ruinas Justiniano se propuso en levantar una mucho mejor. Y lo consiguió convirtiéndola en la maravillosa ciudad que fue la joya de la Europa de la edad media. Y sobre todo se elevo la majestuosa catedral de Hagia Sofia que aun se puede admirar. En esta época Costantinopla puede que alcanzara el millón de habitantes.


Si queréis ver como llego a ser Constantinopla en esa época os dejo una página muy interesante, arkeo3d

Con la paz interna se iniciaron las conquistas en el oeste. Además de con Belisario, los bizantinos contaban con otra ventaja. Los pueblos de occidente eran católicos gobernados por germanos arrianos, mientras que los bizantinos eran igualmente católicos.

La conquista se inicio en el aislado reino vándalo de Cartago. Belisario lo conquisto con increíble rapidez  y facilidad. Tras ello se fijo en Italia.

Italia estaba gobernada por los Ostrogodos. Su gran rey Teodorico había muerto y estaban en decadencia así que se envió allí a Belisario, pero se le escatimaron tropas y recursos lo más posible, ya que tras su éxito anterior, Justiniano recelaba de el. Con todo hizo maravillas y logro encerrarlos en su capital Ravena. El emperador propuso una paz de compromiso, pero Belisario forzó el sitio y tomo Ravena. El emperador no lo soporto más y lo destituyo, enviando a su fiel Narses, que casi tan bueno como Belisario completo la conquista de Italia.

Finalmente se añadieron algunas conquistas como el sur de Hispania de los Visigodos.



Pero las conquistas no fueron el aporte mas importante de esta época sino el Código de Justiniano, la mayor recopilación de leyes romanas que se hizo hasta entonces. Con el tiempo se filtro a Occidente y es la base de nuestro derecho actual.

Justiniano murió en el 565 dejando un imperio con unos 40 millones de habitantes, y que incluía la mayor parte del imperio de época de Teodosio, con excepción de la Galia, Britania y la mitad norte de Hispania.

Pero este apogeo marco también el principio del descenso. Primero estas conquista habían agotado al imperio de manera importante tanto económica como militarmente. Segundo la política procatolica en extremo de Justiniano llevo a un alejamiento cada vez mayor de las provincias meridionales de Siria y Egipto, que se volvieron cada vez más monofisitas, cristianismo del que descienden los actuales coptos. Estas provincias se volvieron cada vez más hostiles a Constantinopla.

Ademas el imperio recibió dos golpes, que fueron una terrible peste que acabo con la mitad de la población de la capital y un terremoto que destruyo completamente Antioquia, la tercera ciudad del imperio.

Con estos problemas se encontraron los herederos de Justiniano, que si hubieran tenido su capacidad podrían haberlos toreado pero ni la tenían, ni tenían a un Belisario, a una Teodora o a un Narses a su lado, por lo que empezó a decaer.

Un pueblo germánico los lombardos conquistaron partes de Italia, los visigodos reconquistaron el sur de Hispania y los eslavos entraron en Illiria.

De todas formas estas pérdidas no afectaron al núcleo del imperio y no eran nada comparado con lo que estaba por venir.

Podéis verlo en la segunda parte

Estados desaparecidos: Imperio Bizantino (parte II)


Si quieres saber mas sobre otros estados desaparecidos podéis ir a la lista

Lista de estados desaparecidos


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...